Confianza: Quien Dijo que todo está perdido

By Mayo 23, 2016Columnas

Ya no sorprende el constante basureo a nuestra “clase política”. Es altamente peligroso el nivel de desconfianza generalizado al cual estamos llegando y no podemos sentirnos ajenos. Me molestan, al igual que a muchos, los problemas que estamos teniendo como país, y no espero tapar el sol con un dedo, pero una cosa muy distinta es por ello asumir todo el quehacer público como algo malo, vicioso y corrupto. Por otro lado, los grandes desafíos de nuestro país suponen políticas de largo plazo, que trascienden el horizonte de tiempo de un gobierno en particular. Nuestro éxito depende, por lo tanto, de esfuerzos sostenidos durante décadas, que no son posibles en un ambiente donde el juego consiste en tratar de obstaculizar el trabajo del “otro bando” enfatizando la desconfianza como estrategia.

 

Por el contrario, el camino es cultivar un estilo que aprecie la colaboración y enfatice los logros de quienes hacen honestamente sus mejores esfuerzos por desarrollar nuestro país. Déjenme citar un ejemplo que muestra que podemos cultivar este estilo: la política de Innovación y Emprendimiento. Hace 1 año la Revista Inc puso a Santiago entre las cinco ciudades del mundo más propicias para emprender, descontado Silicon Valley. El Global Entrepreneurship Index Ranking puso a Chile como el 16º mejor país para emprender en el mundo. En este ámbito estamos avanzando.

“El camino es cultivar un estilo que aprecie la colaboración y enfatice los logros de quienes hacen honestamente sus mejores esfuerzos por desarrollar nuestro país”

Este avance es mérito de un variado conjunto de actores del sector público y privado, con y sin fines de lucro, que colaboran por el desafío de largo aliento. Personas talentosas que han dirigido las instituciones de fomento con altura de mira poniendo al centro a un grupo inmenso de emprendedores, comprendiendo sus diferencias y sus necesidades. Una generación dorada que ha apostado a lo mejor que tenemos: nosotros mismos y nuestra diversidad de talentos. La semana pasada, cientos de personas ligadas al emprendimiento y la innovación nos juntamos con Luis Felipe Céspedes, Ministro de Economía, a conversar sobre los desafíos del año, que tienen en el centro la estrategia de productividad de nuestro país. Para mí, lo maravilloso fue el ánimo de colaborar de líderes emprendedores que pertenecen a distintos sectores políticos y que han jugado roles en el ecosistema desde diversas instituciones. Esa misma semana, Hernán Cheyre felicitaba por Twitter a Eduardo Bitrán por sus logros.

Estoy hablando de gente que tiene diferencias en su forma de ver el mundo, e historias de vida que los ponen en trincheras políticas muy distintas. Pero que ejercitan a diario el derecho ciudadano a construir juntos y con buena fe un futuro mejor para todos, desde el diagnóstico compartido de que diversificar la economía a través de la innovación y la productividad es clave para lograr dinamismo económico y equidad. Necesitamos más Céspedes, Nuñez, Undurragas, Sheas, Fonsecas, Acevedos, Maggis, Cheyres y Bitranes. Ellos no son todos, sino sólo una representación de los y las miles que estamos en este esfuerzo colectivo. Permítanme insistir: tenemos discrepancias entre nosotros, pero estamos comprometidos con resolverlas sin destruir. Eso hace toda la diferencia entre un Chile sin esperanza y uno en el que todos queramos vivir.

*Socio Fundador Gulliver S.A.

http://www.papeldigital.info/lt/2016/02/01/01/paginas/027.pdf

Leave a Reply