Ecosistemas de innovación para ciudades que enamoren

By mayo 21, 2016Columnas

Últimamente venimos escuchando de manera recurrente, y casi fastidiosa, múltiples llamados a la necesidad de innovar.

Escuchamos la palabra “innovación” como si fuese algo sagrado que debemos realizar a diario.
Las tres preguntas que suelo hacerme cuando presiento que la palabra está siendo usada por simple moda son: ¿por qué deberíamos innovar?, ¿a quién le favorece que innovemos? y ¿qué debemos cuidar de nuestra identidad en el proceso de innovar?

Mi primera pregunta siempre busca hacer un doble clic en el propósito, la segunda en el valor y la tercera en el nosotros. Es justamente la tercera en la cual me quiero centrar: en el nosotros, en aquello que nos define en nuestra identidad y en nuestro ethos cultural. Para innovar en aquel “nosotros” debemos poder distinguir entre tres aspectos básicos: qué es aquello que queremos conservar, ya que no se innova “en todo”, sino considerando lo que hay y vale en el contexto para el innovar; qué es aquello que queremos fomentar (dónde nos va cos reconocidos oficialmente como sustentables, de los cuales nueve están en la zona del Lago Llanquihue”. Puerto Varas ha optado por ofrecer un turismo que esté en contacto con la naturaleza, lo que se ha visto en el incremento de las visitas que ha tenido el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales, lugar que fue visitado el 2014 por más de 415 mil personas. “Estamos fomentado el posicionamiento de nuestra región como un destino de intereses especiales y de naturaleza, es por ello que continuaremos trabajando para potenciar a la naturaleza como el uno de los mayores atractivos turísticos”, indicó la directora de Sernatur de Los Lagos.

Pichilemu Ubicada en la Región de O’Higgins, Pichilemu renovó todo el borde incluyendo a Puertecillo-Matanzas.Acostumbrado al tradicional turismo de playa, donde competía con otras zonas del país con mayores ventajas y atractivos,este lugar supo aprovechar los recursos de la naturaleza y el desarrollo de productos y experiencias nuevas, transformando sus playas en paraísos para la práctica del surf. Julio Arenas, director de Sernatur de la región, cuenta que Pichilemu es un destino que ha ido tomando fuerza. “Eso se refleja en que han aumentado los servicios de alojamiento, lo que significa que hay una demanda de turistas importantes que frecuentan el balneario”.

Así, se fue desarrollando una industria paralela de hotelería y gastronomía con mayores comodidades y estándares, ampliando el número de camas para recibir a los “riders” de todo el mundo. El presidente de la Cámara de Turismo de Pichilemu, Julio Ibarra, asegura que hoy la zona cuenta con “una capacidad de 4.500 camas en hotelería instalada”, y agrega que la meta para el 2020 es llegar con una instalación de 15.000 camas. La innovación ha llegado también a artesanos, buzos, hoteleros, agencias de turismo y sectores inmobiliarios que se han desarrollado al alero de las olas. “Se está haciendo una fuerte inversión. El Estado en su ranking muestra que Pichilemu es la comuna con mayor inversión en el país”, comenta Ibarra. Puerto Natales Tras ser nombrada la octava maravilla del mundo en 2013, Torres del Paine es un destino obligado cuando se visita Puerto Natales. La zona ha experimentado un enorme crecimiento en los últimos años, marcado por pequeños y medianos emprendimientos turísticos. Hay hoteles boutique, domos ecológicos y hoteles patrimoniales insertos en lo que solía ser un matadero de ovinos. Laura Alvarez, directora de Fuerza Emprendedora en Magallanes dice que ha aumentado el turismo de calidad, se ha apostado a segmentos altos. “Ya no es el turista común, si no que va más allá de la belleza escénica. Es un turista que quiere vivir las experiencias, un turista con relato interesado en elrescate patrimonial”.

Lorena Araya, directora de ProChile comenta que “todos los años nace uno o dos emprendimientos.Todos ellos ligados a servicio de alojamientos y la gastronomía”. “Los emprendedores jóvenes le han cambiado la cara al turismo en los últimos años”, agrega y destaca casos como el de la experiencia media Nat Geo, con caballos salvajes, donde los turistas mediante fotografías le pueden seguir la pista al grupo de animales, saben lo que comen, los sitios dónde se dirigen, convirtiendo esta actividad, en una experiencia científica.mos a jugar, por qué y cómo); y qué es aquello que queremos inventar, a partir de y enraizado en
lo anterior. Hemos tenido el privilegio de apoyar a ciudades en la construcción de su ecosistema. A partir de nuestras experiencias colectivas, hemos aprendido que debemos partir valorando aquellas identidades que es menester conservar como un “nosotros”: fortalecer el proceso de orgullo e identidad que ya existe, construir a partir de quiénes somos, valorar el trabajo de cientos de personas y decenas de instituciones, y redescubrir y valorar aquellas innovaciones que nos hacen y harán tener la frente en alto.

En segundo lugar, para fomentar es necesario ponernos, como tribus, metas que no creemos posibles o inmediatamente factibles, pero que con un ecosistema decidido a innovar se van haciendo perfectamente viables, con miras a los horizontes soñados. Es que los compromisos y complicidades que genera un ecosistema entre personas, entidades, tribus y comunidades de interés dejan obsoleta la creencia simple del innovar solitario o del corto plazo. Se va generando cultura de innovación y emprendimiento y se avanza hacia sustentabilidad. No existe mejor acelerador de ecosistemas que las tramas de confianzas y los propósitos compartidos. Y de esto en Chile sabemos muchísimo (aunque aún falte difundirlo mucho más para fomentar más tribus y ecosistemas), y además, que es lo que importa, ya lo estamos haciendo de manera brillante. Sólo por nombrar algunos ejemplos, consideren los procesos y logros de Ideas en las iniciativas plenamente operativas de Ideas Factory IF, Sistema B, Festival internacional de Innovación Social FIIS, Start-Up Chile, SociaLab, 101 Soluciones, AntofaEmprende, Región Fértil, Clan Atacama, Atacama7. Por último, tenemos un tercer gran desafío: Diseñar el futuro que queremos inventar. Aquí debemos escuchar y escudriñar más las tendencias, y no conformarnos solo con los KPI (Indicadores Claves de Desempeño) con los cuales nos van a medir. Diseñar y construir ciudades armónicas tiene muchos elementos en juego y existen diversas problemáticas que no alcanzó a cubrir en este texto. En lo que me atañe (ciudades innovadoras), como un buen peón de un tablero más grande y complejo, creo esencial preguntarnos sobre cómo deberían ser las ciudades innovadoras, donde el ser humano y las comunidades no son algo que haya que “impactar”. Las ciudades innovadoras se construyen sobre la base de la convivencia que quieren tener, en la manera en la cual amigablemente emprendedores, innovadores, instituciones de fomento y locos inspiradores deciden crear para sus hijos. Allí vuelve a ser central preguntarse: ¿por qué deberíamos innovar?

Ingeniero Comercial y Experto en
Ecosistemas de Innovación
Socio Fundador Gulliver S.A

 

http://papeldigital.info/lt/2015/02/23/01/paginas/026.pdf

http://papeldigital.info/lt/2015/02/23/01/paginas/027.pdf

Leave a Reply