Fiis: La Fiesta de Todos

By mayo 20, 2016Columnas

La semana pasada tuvimos una fiesta de la Innovación para Chile y nuestro continente. El Festival Internacional de Innovación Social (FiiS). Nos reunimos más de 150 speakers de 30 países que trabajamos en 40 talleres en conjunto con más de 15 bandas musicales y más de 80 mil asistentes.

Compartimos con una tribu maravillosa de personas que están haciéndose cargo de realizar cambios para el mundo con sus proyectos e iniciativas, emprendedores disruptivos que están rompiendo paradigmas al hacer negocios rentables con impacto social positivo, todos comprometidos en promover la innovación social en temáticas concretas y críticas para nuestros tiempos. Es así que vimos proyectos de energía, cambio climático, salud, medioambiente y tecnología, todos ellos mejorando nuestra calidad de vida. Personas entusiastas que invierten a diario sus mejores esfuerzos por cultivar el saber y la experiencia necesarias para apalancar con su trabajo, pasión y amor al desarrollo de nuestro continente.

A estas alturas, ya está bien demostrado que la innovación y el emprendimiento son motores efectivos para producir desarrollo.
Pero lo que no está tan claro es cómo aquello nos transforma en una mejor sociedad, donde cada uno de nosotros puede vivir la vida más digna y alegremente. Tal vez una de las lecciones que con mayor fuerza haya quedado estampada en este encuentro sea ésta: construir juntos.

A estas alturas ya está bien demostrado que la innovación y el emprendimiento son motores efectivos para producir desarrollo. una comunidad de innovadores y emprendedores que con colaboración podamos democratizar la capacidad de innovar en nuestros entornos donde nos desenvolvemos. Los emprendedores e innovadores no surgen solos, ni en forma aislada. Requerimos seguir construyendo tribus que compartan quehaceres y estilos comunes. Tribus de emprendedores, innovadores, mentores, makers, y activistas culturales. Es esa la mejor estrategia efectiva para potenciar el florecimiento de tantos talentos y liderazgos locales que tenemos y que a veces no miramos. Para que estas tribus se sigan fortaleciendo es necesario intervenir el entorno, al menos en tres dimensiones. En primer término, cultivando colectivamente el propósito, sentido y la épica de un futuro que nos movilice, nos apasione y nos enamore. En segundo lugar, promover una cultura que valore las rarezas y que ponga de héroes a nuestros emprendedores e innovadores. Son muchas las historias que escuchamos de innovadores sociales que en sus primeros días emprendiendo, recibían comentarios “pragmáticos” y burlescos de sus familiares y amigos, invitándolos a buscar “un trabajo de verdad”. Esas anécdotas expresan una forma de ver el mundo que valora el trabajo tradicional como la única forma posible de vivir la vida. No nos conformamos ni creemos en ello. Este es un trabajo y es un trabajo que impacta positivamente al mundo. Finalmente, requerimos potenciar la “polinización cruzada, es decir: dejar que las ideas tengan sexo. La innovación ocurre cuando distintos mundos se encuentran. Salir a buscar y descubrir en la vida lo que la “serendipia” produzca , es decir, el encuentro “aleatorio” y la colaboración sistemática entre personas talentosas que provienen de mundos diferentes. Como nunca antes, estamos en un momento de la historia en que nuestros esfuerzos colectivos pueden producir resultados maravillosos. Lo decimos después de haber visto y constatado el poder inspirador que tienen las personas cuando se hacen cargo activamente de sus vidas. Que siga la fiesta hasta el próximo año.
*Forman parte del comité organizador del FiiS

http://papeldigital.info/lt/2015/10/26/01/paginas/031.pdf

Leave a Reply