Soy el inesperado resultado de una noche de coqueteo, amor y algunos vinos extras de mis padres. Fui procreado en Guatemala, sin estar en sus planes. Eso me ha hecho creerme el cuento que es bueno hacerse camino.

En mi infancia viví en Argentina, Brasil y Ecuador, donde aprendí que las grandes amistades son para toda la vida si aprendemos a cultivarlas y cuidarlas. Los amigos de allá y de acá ocupan parte importante de mi vida. Me siento Latinoamericano de corazón. Gozo, disfruto y me apasiono trabajando en los ecosistemas de nuestro continente, he tenido la suerte de trabajar en 8 países y conocer la riqueza de su gente y constatar que somos muchos en el desafío de hacer de LATAM un continente más emprendedor. Me siento Latino de Corazón. Eso si…. distinto es cuando jugamos fútbol, ahí vibro sólo por una selección. Vestimos de Rojo. Tenemos reyes, pitbulls y niños maravillas.

He aprendido muchas cosas en estos años de vida. Disfruto Aprender.

Soy bien torpe y bruto en muchas cosas, y por eso el aprendizaje lo tomo como un permanente viaje de descubrir cosas nuevas. Esas torpezas que tengo hacen que lo hago bien, lo disfruto y lo hago con dedicación y profesionalismo obsesivo.

Disfruto aprender. Disfruto mirar la vida como un viaje. Por eso le pusimos Gulliver a nuestra empresa.

He tenido varias caídas y  tropiezos fuertes. He aprendido que lo que haces en la vida afecta a mucha gente, pero he aprendido más aún que lo que dejas de hacer también le repercute a mucha gente.

He aprendido también que elegir es renunciar y que es necesario elegir las batallas que daré.  Aprendí también que no todo se logra en un día, eso me hizo despertar y dejar de soñar con éxitos inmediatos. Cometí tantos errores al descuidar a mis equipos de trabajo que hoy los cuido día a día,  en la vida y en la pega.  Fue un aprendizaje duro, pero efectivo.

Me siento feliz de lo que estamos haciendo en Chile, veo con esperanza la generación que está tomando las riendas del país en materias de emprendimiento e innovación, Valoro mucho el aporte que estamos haciendo. Vibro con este maravilloso pedazo de tierra.

Soy un adicto a las conversaciones, el mundo se inventa día a día. Disfruto una buena parrilla, suelo invitar a mi casa a ello. Me gusta el Cabernet Sauvignon. No soy cervecero. Dejé el pucho hace 2 años, troto de manera amateur. Soy cinéfilo y generalmente no termino los libros. Suelo apasionarme con nuevos temas. Soy parte de los organizadores del festival de innovación social y he tenido el placer de animarlo. Me gusta la música en español y me relaja la trova. Mi barrio preferido para carretear es Lastraría (al menos al inicio ja ja ja). Sólo me falta trabajar en la Antártica y Punta Arenas, el resto de Chile lo he recorrido y trabajado por completo.