Recuerdo mi niñez con mi madre guitarreando una canción que hablaba de tristeza, temporales y lloviznas. Cantaba fuerte las estrofas de los cerros con sus calles y sus niños, la lluvia y las escaleras, el viento sur, y los volantines. Nací con ello susurrando al oído y me ha acompañado toda la vida. Al igual que la vida misma, el emprendimiento tiene insospechados giros más allá del plan que nos hayamos trazado.

Hoy vuelve a sonar más fuerte que nunca que una vez más el viento limpiará la cara de este puerto. Valparaíso volverá a marcar la historia de Chile. Si en el siglo pasado los inmigrantes ingleses, alemanes y franceses marcaron una historia en la conexión con Europa, trayendo comercio, literatura, cultura, tecnología, fútbol y bomberos, hoy serán los innovadores, los activistas culturales, los emprendedores sociales, la industria creativa y las universidades, quienes volverán a hacer historia desde este puerto amado.

Miremos por partes para ilusionarnos con fundamentos: El apoyo de Corfo para el 2016 contempla más de un millón de dólares en programas de desarrollo y fomento del emprendimiento en toda la región; se han ido fortaleciendo y expandiendo el Capital Semilla y los programas regionales de apoyo al emprendimiento. A lo anterior, se suma que Valparaíso ha sido declarada “Ciudad Creativa, Sustentable e Innovadora”. Este programa busca generar un ecosistema en torno a la industria creativa local que logre capturar capital humano avanzado para el desarrollo del sector y que fortalezca la cadena de valor. A ello, además, se suma un programa de articulación, colaboración y sinergia de esfuerzos del estado en conjunto con el mundo privado. Un Valparaíso co-diseñado entre todos los actores. Por si todo lo anterior fuera poco, este mes se están abriendo.

“Hoy serán los innovadores, los activistas culturales, los emprendedores sociales, la industria creativa y las universidades, quienes volverán a hacer historia desde este puerto amado”

dos HUBs globales. Los HUBs son espacios físicos, donde diversos emprendedores crean, prototipan, piensan, diseñan e interactúan para potenciar sus empresas. Más de 3.000 m2 para que emprendedores pongan en juego sus ideas y pasiones. Más allá del espacio físico, aquí se produce la maravillosa oportunidad de mezclar talentos, conocimientos, clientes y redes. Estos HUBs, además, están siendo liderados por dos importantes universidades porteñas (Universidad Católica de Valparaíso y Universidad Santa María). Para que dichos espacios de mezcla entre emprendedores tengan relato y consistencia para lograr apoyo efectivo y especializado en la creación y escalamiento de sus negocios, están las dos incubadoras locales (Chrysalis y 3iE). Y para que todo esto sea sustentable y armónico con los desafíos locales, la Innovación Social también debe jugar un rol crucial y ya existen espacios de coordinación de esfuerzos y voluntades de cámaras regionales de industria y comercio, fundaciones y organizaciones, dedicadas a fomentar la innovación social. Los ecosistemas no son la suma de las personas, instituciones y programas : son, por sobre todo, las relaciones entre todos ellos. Por lo tanto, si reina la confianza y la colaboración, el ecosistema florece. Si, por el contrario, reina la desconfianza, entonces los talentos, el conocimiento y el capital, en vez de fluir, se estancan y apagan, o migran. Estoy convencido que Valparaíso puede volver a marcar la historia con todos sus talentos puestos en juego. Quisiera seguir escuchando la dulce voz y guitarra de mi madre, pero ahora mirarla en su ausente presencia y decirle, y sobre todo cantarle con todito el corazón: Valparaíso de mi Amor.

Socio y director de proyectos de Gulliver S.A

http://www.papeldigital.info/lt/2016/03/28/01/paginas/027.pdf

Leave a Reply